Edad Media: una etapa muy embarazosa

franciscojaviertostado.com

2908492285_2b6254e5e3_o Abejita, abejita… Haz clic en la imagen para ampliarla.

“Practicar el coito llevando consigo una oreja de mula o excrementos de elefante, pasar sobre la sangre menstrual de otra mujer o untarse con ella, comerse una abeja o un corazón de ciervo”. 

Estas eran algunas de las sorprendentes recetas anticonceptivas que recomendaba el médico (y filósofo) Pedro Hispano en su obra el Tesoro de los pobres. Pero claro, quitando la nula eficacia de las mismas, ¿dónde encontrar elefantes?. Tampoco hallaríamos ninguna mula que pudiera oírnos y en cuanto a las abejas, las reservas de miel se agotarían en pocos meses, una faena para los golosos.

Ver la entrada original 549 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s